miércoles, 18 de marzo de 2009

Obras del Tenebrismo.

LaTour LA TOUR. La adoración de los pastores.
Este pintor francés, nacido en 1593, aunque sus pinturas "nocturnas" fueron conocidas en su época, no alcanzaron fama universal hasta comienzos de este siglo, por ello no son muchas las obras concodidas de este pintor que hace de los efectos de luz y sombras su principal protagonista, siendo la luz de la llama un verdadero prodigio de tenebrismo.

Caravaggio CARAVAGGIO. David y Goliat.
Los contrastes de luces y sombras son muy violentos. En las sombras apenas se aprecian los reflejos. Solo, muy tenues en la frente de David, en su brazo derecho, y en la pierna derecha a la altura del tobillo, por reflexión de la mano de Goliat.

Caravaggio CARAVAGGIO. Narciso.
Pese a tratarse de un tema de reflexión en el espejo del agua, la imagen de Narciso apenas admite la reflexión en sus partes sombreadas.

Caravaggio CARAVAGGIO. David y Goliat.

Rembrandt REMBRANDT. La vuelta del hijo pródigo.
El intenso claroscuro hace de esta obra un ejemplo tenebrista del uso de la luz.

Rembrandt REMBRANDT. La cena con los discípulos de Emaus.
Como en la mayor parte de la obra de Rembrandt la luz artificial intensa es protagonista.

Rembrandt REMBRANDT. El hijo pródigo.

Rembrandt REMBRANDT. Adoración de los pastores.

Rembrandt REMBRANDT. En su estudio

RIBERA RIBERA. San Jerónimo penitente.
La obra de este español, pese a su estancia en Italia, tiene en el realismo de la observación directa del natural un atenuante para los fuertes contrastes de la pintura tenebrista caravaggiesca. Pero los reflejos son poco relevantes.

RIBERA RIBERA. Pese al gran colorido que desarrolla en esta obra, siguen siendo violentos los contrastes de luz y sombra debido a la ausencia de la reflexión, característica de esta pintura tenebrista.